Actualidad

La bandera de la Unió Catalanista regresa a Montserrat
12 / 07 / 2018

La bandera de la Unió Catalanista (1903) diseñada por Alexandre de Riquer (1856-1920) vuelve a lucir con todo su esplendor en el Museo de Montserrat, después de ser expuesta en Manresa y Barcelona con motivo de la muestra conmemorativa de los 125 años de las Bases de Manresa. Esta exposición ha propiciado una puesta a punto de la pieza y la construcción de una gran vitrina nueva a medida que permite ver la bandera en su integridad (4,05 x 2,40 metros). Los últimos años se había mostrado doblada en el primer piso del Museo. Ahora, en cambio, el nuevo soporte museográfico nos ha permitido que la bandera destaque en un espacio más grande, la Sala Puig i Cadafalch, y se encuentra a disposición de todos los visitantes del Museo. También se muestran la corona condal con incrustaciones de esmaltes y punta de lanza y hacha, de plata y metal de los joyeros Masriera, que hasta ahora permanecían en la reserva por falta de espacio.


La idea de hacer una gran “senyera” que fuese el icono de la Unió Catalanista fue de Agnès Armengol i Altayó (1853-1934), activista y gran promotora de la participación de la mujer en el catalanismo militante. De hecho, fueron ella y sus seguidoras las encargadas de recaudar el dinero para llevar a buen término el proyecto. Aunque la Unió Catalanista es de 1891, la bandera insignia no cristalizó hasta 1900 con una recaudación popular que de inmediato reunió 6.000 pesetas. Encargaron su diseño al artista más acreditado del Arts & Craft de Cataluña, Alexandre de Riquer, que dibujó incluso la trama textil del tejido básico, rojo y amarillo, de 4 metros, con el escudo reiterado de Cataluña, seguramente elaborado en la empresa de Armengol, hija de un potente fabricante de Sabadell. La bandera tiene forma gremial, es decir, con un diente recortado en su extremo, para que la pieza tuviese mejor caída cuando se llevaba en procesiones y manifestaciones populares. Riquer la enriqueció con una franja vertical, bordada y con telas incrustadas, de motivos modernistas, que indica la entidad propietaria, y un medallón central con un San Jorge luchando contra el dragón, sin duda inspirado en el relieve de la fachada medieval de la Generalitat. En 1903 el trabajo estaba acabado y celebraron la inauguración en el monasterio de Poblet, el 11 de junio. El coronamiento del asta fue realizado por los joyeros Masriera, que usaron el diseño del San Jorge de Riquer para elaborar unos preciosos y valiosos colgantes de oro, esmalte y pedrería fina para señoras.


La nueva presentación de la bandera ha sido posible gracias a la organización de la exposición Los cimientos del catalanismo político. Las Bases de Manresa, 125 años, impulsada por la comisión ciudadana del 125º aniversario de las Bases y el Ayuntamiento de Manresa, y producida por la Diputación de Barcelona. La muestra, comisariada por Rosa Serra, se pudo ver en el Centro Cultural El Casino de Manresa del 12 de febrero al 1 de abril y en el Edificio Can Serra de la Diputación de Barcelona del 12 de abril al 17 de junio de este año. El discurso de la muestra subrayaba la importancia histórica de aquellas Bases, que reunieron en un mismo movimiento popular sensibilidades políticas, sociales y religiosas muy diferentes. La bandera, su confección y su historia han sido elementos troncales de la exposición.