Actualidad

Muere el artista Laurent Jiménez-Balaguer a los 87 años
17 / 04 / 2015

El artista Laurent Jiménez-Balaguer murió ayer a la edad de 87 años. El pintor, nacido en L’Hospitalet de Llobregat, emigró a París en 1958 y forjó una sólida trayectoria artística en Francia. Actualmente tiene expuesta una selección antológica de su obra en el Museo de Montserrat. La muestra Lo sagrado de Jiménez-Balaguer. Obras 1956-2014 se inauguró el pasado 13 de marzo. Jiménez-Balaguer participó activamente en el montaje y pasó unos días en Montserrat, que él calificó de “idílicos”, con su esposa. El día de la inauguración, felizmente acompañado de su familia, y en presencia también del P. Abad de Montserrat, pronunció estas palabras, la última reflexión pública sobre su obra. Laurent no estaba de vuelta sino que todavía miraba al futuro con serenidad y expectativa.
 
“Hoy es necesario implicarse en un nuevo universo porque ya no hay modelos. Solamente la búsqueda de nuevos lenguajes, de nuevas estéticas y de nuevas formas de comunicación son válidas. Un creador hoy debe adivinar lo invisible para poder representar por encima de las apariencias y poder obrar de una manera definitiva por el espejo de sí mismo. La obra tiene que ser el espejo de lo que nosotros pensamos. Mi actitud es la asociación de dos nociones primarias que son el cuerpo y la memoria. Mi trayectoria artística comprende tres periodos y se concentra de esta manera: las cuerdas, los troncos y los tejidos. Cuando el lenguaje pictórico llega a sus límites, las cuerdas nos trazan una continuidad y esta apertura conduce mi memoria de hombre a todo un universo, así, en mí no hay imágenes abstractas sino solamente fragmentos de una realidad que conlleva el paso de lo individual a lo universal. Recoger troncos muertos, pintarlos y al mismo tiempo convertirlos en esculturas es darles una nueva vida y creo que el arte sirve también para ir más allá de la muerte. Con los tejidos reencuentro el interior y también el exterior ante un mundo muy cerrado y descubrirlo es la virtud del individuo y el conocimiento de uno mismo. Mi pintura es una habilidad interior que no se parece a las formas exteriores, una verdad que no se parece a las cosas externas. Debemos creer. Yo creo en la valentía de creer en nuestros sueños y sobretodo de realizarlos para alcanzar la realización completa de uno mismo”.
 
El Museo de Montserrat conserva un excelente recuerdo de Laurent por su calidad profesional y artística pero también por su generosidad y la amistad que nos ha demostrado en todo momento. Pese a haber estado alejado del día a día de la vida cultural barcelonesa, son muchos quienes conocen a Laurent por sus últimas exposiciones en la Fundación Vila Casas en 2012 y el año siguiente en el Museo de L’Hospitalet. El libro de visitantes que acompaña nuestra exposición está lleno de testimonios de admiración y agradecimiento.