Actualidad

La cruz de término del siglo XVI, en el espacio ‘Nigra Sum’
13 / 05 / 2015

El espacio Nigra Sum del Museo, una exposición permanente que muestra la evolución histórica de la iconografía de la Virgen de Montserrat, ha incorporado esta semana una nueva pieza: la principal cruz de término de Montserrat del siglo XVI.
 
Esta escultura se encontraba originalmente delante del portal de la entrada principal al santuario e indicaba el final del trayecto. Muy probablemente, durante la Guerra del Francés la escultura fue demolida y fragmentada, de manera que se conservaron algunos restos en el antiguo Museo Lapidario, concretamente el nudo medio partido y diversos fragmentos de los brazos principales de la cruz.
 
La cruz se revalorizó a principios de los años 50 cuando el abad Aureli M. Escarré organizó el pórtico de acceso al atrio de la basílica. La montaron al lado de la portería del monasterio, en un lugar protegido de la lluvia y de la erosión.
 
Más tarde se considero que la ubicación más adecuada era el punto de confluencia del eje de la basílica y el del camino por donde acceden los pelegrinos y visitantes de Montserrat, pero la intemperie y el embate de los vientos ocasionaron un desgaste importante que afectó a toda la pieza. La restauración a fondo, a cargo de Pilar Díaz y Soledad Dueñas, se realizó en 2001. La cruz del siglo XVI fue desmontada y reforzada interiormente con un alma de acero y restituida tanto como fue posible a su forma original, pero la pieza ya no volvió a la plaza –donde se instaló una copia– y se guardó en el interior del monasterio hasta ahora que vuelve a ser expuesta al público del Museo de Montserrat.
 
Esta pieza tiene un especial interés en la sección Nigra Sum porque refuerza una imagen antigua de la Virgen que en la posteridad fue poco frecuente. Vemos la figura de la Virgen de pie, sosteniendo en el brazo izquierdo al Niño Jesús que, por su parte, lleva en la mano una sierra que María aguanta también con la derecha. De esta manera, la sierra, que es emblemática de Montserrat, queda en el centro de la composición y define la advocación de la imagen.
 
Justo al lado de esta cruz de piedra encontramos una pintura también del siglo XVI (ver la imagen de detalle) en que la Virgen y el Niño Jesús se aparecen entre nubes. María, que está de pie, sostiene al Niño, que está ocupado serrando la montaña.
 
Podéis conocer más detalles sobre las cruces de término de Montserrat en este artículo del blog del Museo (en catalán).