Exposiciones actuales

Guillermo Pfaff

Aire de Montserrat se encuentra en el centro de una densa trama de ambivalencias. Su título no parece esconder grandes enigmas, pero refuerza implícitamente la tensión entre levedad y gravedad sobre la que se apoya el proyecto expositivo. En la montaña y el monasterio de Montserrat se citan nociones históricas de gran calado que se unen a la dimensión telúrica que domina la experiencia de quien los visita. La obra que presenta aquí Guillermo Pfaff responde a esa rotundidad con un programa pictórico que bebe de cuestiones ligadas a la realidad de nuestro tiempo, asociadas a cierta noción de desarraigo, producidas por la aceleración y la tecnología que encuentran su eco en la peculiar relación entre imagen y soporte que caracteriza su pintura. Hay un movimiento deslizante a lo largo de la exposición, una pintura indómita que mantiene una enconada relación con el soporte que la acoge. En ocasiones, éste parece contagiado por aquélla, y se desplaza en el espacio sin límite que lo contenga, como una mancha indefinida sin contorno ni forma, así las telas de creación reciente que cuelgan del muro de esta sala y que permiten vislumbrar nuevas inflexiones en torno al espacio pictórico. Aire de Montserrat pone en relación el poso ocre y terroso de la tradición frente al fluir inasible de las imágenes de nuestro tiempo.

Javier Hontoria, comisario de la exposición