Exposiciones actuales

Joan Borrell i Nicolau

Joan Borrell i Nicolau (1888-1951)

Crónica del origen

Borrell i Nicolau es uno de los escultores novecentistas más relevantes –y a la vez más desconocidos– de nuestra historia del arte. Del mismo modo que sus contemporáneos Josep Clarà y Enric Casanovas, encontró en el espíritu clásico griego la concreción de sus anhelos de civilidad, orden y sapiencia que los novecentistas querían para toda la sociedad. Un ideal al que supo aportar el peso de la tradición catalana, un carácter mediterráneo y la modernidad del nuevo siglo.
Esta muestra pretende poner en valor su obra y profundizar en sus ejes vertebradores: el retrato y la figura femenina. Sitúa el foco en los años de eclosión, culminación y decadencia del Novecentismo, que coinciden plenamente con los años de formación y madurez de la obra de Borrell. Es, pues, una crónica del origen, un viaje a la gestación del ideal estético y moral de un escultor que aspiraba a la gracia.
 
El rostro como reflejo de la eternidad
Borrell i Nicolau sobresalió de muy joven como retratista. Su capacidad para captar la psicología del personaje y darle severidad y presencia, persiguiendo la terribilità miguelangelesca, le otorgó en seguida una gran reputación en la sociedad barcelonesa y, más tarde, en la capital española.
Sus retratos son ponderados y delicados, pero a su vez severos y de cierta dureza. Sus referentes parten de la escultura romana republicana –profundidad y realismo– y enlazan con la escultura de Rodin, de quien toma métodos como el trabajo del bloque y el non finito.
Son muchos los escultores que han encontrado en el retrato una vía económica importante y que lo han entendido como un modus vivendi. No obstante, son pocos los que han sabido trascender el simple retrato, la simple emulación de la realidad. Borrell i Nicolau es uno de ellos. Supo transmitir a la materia inerte el carácter y la fuerza del modelo pero también el vigor de su propia personalidad. Supo dar a las facciones fugaces y temporales de sus modelos el don de la eternidad.    
 
La mujer: imagen de lo ideal
Torso desnudo, espalda ancha, brazos musculosos, labios carnosos y facciones duras. Podríamos definir con estas palabras a las mujeres representadas por Borrell i Nicolau. Son mujeres fuertes, mujeres del campo, pero con la gracia de los dioses, representaciones de la Mujer, de todas las mujeres, imagen corpórea del carácter del Mediterráneo. El escultor, siguiendo el ideal platónico, pone su arte al servicio de la sociedad para dar rostro y presencia al mundo de las ideas. El resultado: un arte sereno, esencial, de volúmenes rotundos, con presencia y ritmo.
Borrell entiende la figura femenina como el arquetipo y la representación perfecta de todas las virtudes. La mujer se convierte en símbolo de la esencialidad platónica del universo, símbolo de Belleza, de Bien y de Verdad, pero también de Vida y de Origen, y así es representada como Mujer, como Madre o bien Diosa. El gesto, al límite entre la quietud y el movimiento, es transmisor de valores y la materia, contenedora del alma.

Bernat Puigdollers, comisario de la exposición