Exlibris de Alexandre de Riquer

Alexandre de Riquer i Inglada (Calaf, 1856 – Palma de Mallorca, 1920) es un buen representante del modernismo simbolista que apareció en Cataluña a finales del siglo XIX. Se formó en la Escuela Llotja de Barcelona, complementando sus estudios con viajes a Roma, París y Londres. Fue precisamente en Inglaterra donde entró en contacto con el japonismo y el movimiento prerrafaelita y el de las Arts and Crafts. Durante este viaje a Londres, realizado en 1900, también descubrió el exlibrismo, en aquellos años en auge en toda Europa. Tras su vuelta a Cataluña, publicó algunos artículos reivindicando el interés artístico de los exlibris y la necesidad de recuperar la técnica del grabado al aguafuerte. Riquer tuvo un papel importante en la introducción del exlibrismo en España. No tan solo por tratarse de uno de los primeros artistas en promover esta disciplina. También fue uno de los renovadores del género y maestro de alguno de los grandes exlibristas de generaciones posteriores: Triadó, Renart, Galí, Diéguez y Sert.

En 1903 publicó el libro Ex-libris Riquer, donde se recogen sus principales creaciones en este género. La mayoría de sus exlibris se caracterizan por un idealismo poético muy propio de sus obras a partir de la década de 1890. Normalmente trabaja con tintas planas –exceptuando cuando trabaja el aguafuerte– y utiliza un canon estilizado. Entre sus publicaciones más relevantes, además de las colaboraciones como ilustrador en periódicos y revistas, destaca su intervención en algunos volúmenes de la Biblioteca Arte y Letras y sus libros, escritos y diseñados por él mismo, Quan jo era noi (1897), Crisantemes (1898)i Anyoranses (1902).

Los exlibris de Alexandre de Riquer, siguiendo el criterio propuesto por Eliseu Trenc, se clasifican en cinco tipologías: la primera está formada por los protagonizados por una figura femenina alegórica en primer plano sobre un fondo de árboles y un río; los de Rafael Patxot y Joan Llongueras son un buen ejemplo. La segunda es la de exlibris como los de Manuel de Montoliu y Eudald Thomas. Son de forma circular u ovalada y normalmente presentan un elemento figurativo en el centro. A su alrededor, acostumbra a haber dibujados elementos florales. La tercera tipología, representada por los exlibris de Emili Cabot y Raimon Casellas, comprende exlibris de formato rectangular, sin elementos decorativos y con figuras femeninas o rostros. El cuarto grupo, representado por los exlibris de Rita Benaprès o Miquel Utrillo, se caracterizan por ser todo lo contrario: son sobrios, con pocos elementos florales, y estampados con dos o tres tintas. Finalmente, también cabe mencionar los exlibris realizados normalmente al aguafuerte y de mayores dimensiones que el resto de los mencionados hasta ahora. Acostumbran a estar formados por un medallón ovalado situado en el centro con una alegoría y rodeado de ninfas. Son los últimos exlibris realizados por Alexandre de Riquer.

Bernat Puigdollers
Museu de Montserrat